ENTONCES USTED, NO DEBE CORRER

ENTONCES USTED, NO DEBE CORRER

Cierto día se escuchó una pregunta; -¿Qué necesito para empezar a correr?- aquel cuestionamiento había sido hecho por Don Manuel una y otra vez, él tenía casi 64 años, era divorciado, vivía sólo y sus dos únicos hijos casi no lo visitaban, Don Manuel no tenía muchos ánimos y eso le hizo descuidar su cuerpo a través de una pésima alimentación y en si una vida desordenada.

Por otro lado Sara, mujer de 30 años, con una vida hecha en todos los sentidos, pero ella tenía algo más; -desde hace muchos años atrás corría a muy buen nivel- era incluso entrenadora, se podría decir que Sara había conocido muchas partes del mundo sobre unas zapatillas para correr.

Ambos se conocían muy poco, Sara sólo tenía la referencia de lo que se decía de Don Manuel; -un hombre solitario, apático y conformista-

el viejo corredor

Pero más allá de todo eso, Don Manuel a sus casi 64 años tenía ganas de darle un sentido distinto a su vida, y así la pregunta una vez más no sólo sonó en su cabeza, sino en los oídos de Sara la corredora. Una mañana en la puerta de Sara se escuchó:

-Toc, toc, Hola Sara-

-Hola Don Manuel-

-He visto que corres y me gustaría intentarlo, ¿Qué necesito para empezar a correr? me gustaría que me dijeras cómo-

Sara sorprendida ante la petición pero con ganas de ayudar respondió:

-Por supuesto que lo puedo ayudar, mañana entreno en la montaña, pero con gusto puedo cambiar y esperarlo en el parque que está a dos calles de aquí, justo a las 6:00 AM-

Don Manuel con una sonrisa y un infinito gracias cerró el acuerdo, sin duda era plausible que Sara moviera sus planes, aquello quizá iba a ser un gran paso en la vida de Don Manuel.

La hora y el día llegó, Sara se encontraba puntual en el parque, su reloj marcó 6:10 posterior 6:30 finalmente disgustada comenzó sin esperar más a Don Manuel. Él había sido presa una vez más de la apatía, de pensar que realmente eso no era para él, que a su edad ya era tarde, de sentir pereza sólo de pensar que así todos los días tenían que ser.

la corredora que entrenaba en el parque

Los días pasaron y una mañana Don Manuel ya no pudo más, tomó unos tenis viejos y un horrible short (la playera era aún peor) salió de su casa y volvió a tocar la puerta de Sara, ella abrió y sorprendida preguntó:

-Usted… ¿De nuevo aquí?-

-Sara antes que nada discúlpame, pero una vez más ¿Qué necesito para empezar a correr?-

Un poco molesta e incrédula preguntó; -¿De verdad usted quiere empezar a correr?-

Solo se escuchó un -Sí-

Sara dirigió su mirada hacia la de Don Manuel, y de forma tajante le dijo:

¡Perfecto! lo voy a ayudar, pero si usted quiere seguir “disfrutando su hermosa vida actual” (dicho con tanto sarcasmo) Entonces usted… No debe correr, y no sólo eso, sino que también le tengo que decir…

  • Si no tiene disciplina.
  • Si no vence su apatía.
  • O si no sabe para que lo quiere hacer.

-Entonces usted… No debe correr-

  • Si no está dispuesto a invertir dinero y tiempo.
  • Si no cree que pueda superar el dolor.
  • O si no se visualiza corriendo hoy más que ayer.

-Entonces usted… No debe correr-

  • Si no cree que quizá a alguien más podrá inspirar.
  • Si no está dispuesto a viajar por el mundo.
  • O si no quiere dejar atrás su realidad.

-Entonces usted… No debe correr-

 Pero ya que haya pasado un tiempo…

  • Si no ve cada entrenamiento como un escalón.
  • Si no entiende que hay días buenos y malos.
  • O si no considera que usted será su único rival.

-Entonces usted… No debe correr-

  • Si no puede abrazar profundamente a un desconocido.
  • Si no ansia en momentos críticos sólo ver a sus seres queridos.
  • O si no surge la risa y el llanto.

-Entonces usted… No debe correr-

  • Si no se emociona al escuchar un simple ¡vamos!
  • Si no llegan a su cabeza miles de recuerdos.
  • O si no logra verlo como simple pasión y si como obsesión.

-Entonces usted… No debe correr-

  • Si no sabe convivir con la soledad.
  • Si no acostumbra hablar con los que ya no están.
  • En si Don Manuel, si no entiende que esto es un regalo de Dios.

-Entonces usted… No debe correr-

Don Manuel simplemente bajó la mirada y dio media vuelta rumbo a su casa.

El tiempo pasó… y aquellas palabras no fueron tomadas como arrogancia, sino como un reto, ahora Don Manuel tiene 68 años, ha conquistado ya cuatro maratones, dos de ellos fuera de su país, ha subido a varios podios en su categoría, está entrenando para correr el maratón de Tokio Japón e incluso conoció a una persona con la cual todo macha muy bien, su vida no cambió.

Correr simplemente le dio nuevos latidos a su corazón.

 -Por leerme… mil kilómetros de gracias-

Korridori Merino

 

Dale un vistazo a nuestra tienda running en línea o mejor aún, visítanos en nuestra tienda en Guadalajara, Rubén Darío 537 local 2 colonia Circunvalación Vallarta.

Encuentra las marcas de running más reconocidas, además de un completo y profesional análisis de pisada y biomecánica al cual llamamos Run Body Test, todo aplicado por un equipo de colaboradores, que al igual que tú en tus entrenamientos y carreras, imprimen mucha pasión y entrega.

Informes y/o citas para análisis de pisada, al celular: 3324 8836 47

Meses sin intereses + envío a todo México.

Acompáñame en mis redes:

   - Fanpage: Korridori Merino

   - Instagram: Korridori Merino

   - YouTube: Korridori Merino

Contrataciones para eventos, charlas, sinergias: korridori.merino@outlook.com

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código